Propiocepción, adios a los esguinces de tobillo

Propiocepción, adios a los esguinces de tobillo

tobilloUn deportista experimentado sabe que cuando entrena debe ser consciente de lo que se está haciendo, y a esta conclusión llega por la experiencia previa, que pasa por asimilar paso a paso las pautas que te enseñan. Tener un percepción clara de todo lo que sucede alrededor y, sobre todo, de las sensaciones que experimenta tu cuerpo. Un esguince de tobillo o una lesión en la rodilla puede echar por tierra toda la temporada.

A esto se le llama 'propiocepción', o lo que es lo mismo, la capacidad del cuerpo de detectar el movimiento y posición de las articulaciones, las sensaciones que experimenta, y la capacidad del cerebro para reaccionar a estos impulsos. Es un proceso subconsciente y muy rápido, que se realiza de forma refleja.

Esquí

El rendimiento y aprendizaje en el esquí está íntimamente ligado al uso de la percepción, que consta de tres fases: la cognitiva, donde entendemos lo que pretendemos hacer y como lo debemos hacer; la asociativa, donde asociamos, a través de la experiencia, las sensaciones que obtenemos de cada acción; y la automática, donde asumimos las consecuencias de cada acción y encontramos, automáticamente, la forma más eficiente de conseguir el objetivo.

Y es que, sintiendo y percibiendo lo que hacemos mientras esquiamos, se aprende más rápido y se asientan mejor los movimientos y conceptos técnicos, y como la mayoría de aspectos físicos o psicológicos, se puede entrenar y mejorar.

La propiocepción del esquiador puede entrenarse a través de ejercicios específicos para responder con mayor eficacia de forma que nos ayuda a mejorar la fuerza, coordinación, equilibrio, tiempo de reacción y, además, a compensar la pérdida de sensaciones ocasionada tras una lesión articular para evitar el riesgo de que ésta se vuelva a producir.

Os dejamos con algunos entrenamientos para mejorar la propiocepción en rodilla y tobillo. Si tenéis duda no dudéis en consultar con nuestro fisioterapeuta.

Vía: El Correo