De estreno en mi primer triatlón super sprint, impresiones

De estreno en mi primer triatlón super sprint, impresiones Comentarios

AINARA YAGÜE | Hoy vengo a contaros mis impresiones después de mi primer triatlón.

Quiero empezar por mis sentimientos los días previos. Estaba tranquila, y eso me extrañaba porque cada vez que voy a hacer algo nuevo siempre tengo gusanillos en la tripa. Tengo que reconocer que he dedicado tiempo a aprender a relajarme y en hacerle creer a mi cabeza que era sólo una prueba cortita, que no nos jugamos nada y me lo iba a tomar como una diversión y un entrenamiento.

El día de la prueba de triatlón, dormí a pierna suelta. Me desperté tranquilamente y preparé las cosas sin nervios. Llegué a San Sebastián y me encontré con el resto de las chicas del equipo (Girls On Fire Getxo) y nos animamos las unas a las otras, pero todas estábamos bastante tranquilas.

Tal vez te interese: Hablamos de running, triatlón y fitness con Isabel Del Barrio

Después de dejar el box preparado, todo el material ordenadito, cogimos gorro y gafas y bajamos a la playa. Yo quería empezar ya porque tenía ganas de quitarme de encima la natación. Me puse en una esquina, más bien por detrás. Y hasta que ya estábamos todas listas para salir no tuve la sensación de nervios. Sabía que iba a ser corto y en un momento estaría fuera del agua.

De estreno en mi primer triatlón super sprint, impresiones

Primer segmento: Natación

De estreno en mi primer triatlón super sprint, impresiones - foto 0Sonó la bocina, corrí al agua y me tiré. Tenía manos y pies ajenos por todas partes, pero nadé, nadé y nadé. Hubo un momento que estaba completamente desorientada, pero seguía a las de delante, y reconozco que también miraba para atrás para ver si era la última... No apliqué nada de lo que había aprendido en los cursos, y me estaba dando cuenta de ello, pero ver tanta brazada y tanta patada me resultaba imposible coordinarme.

En el momento se me hizo largo, y recuerdo que pensé: ¡Joderrr con los 300 metros! Pero ya giramos, y vi que íbamos de vuelta a la playa, ¡por fin! Vi que la chica de delante hacia pie y pensé: ¡ya! ¡Se acabó el sufrimiento! Me puse de pie, intenté correr pero ¡no podía!! ¡Estaba exhausta! Me di cuenta que había estado dando pie como una loca y estaba agotada, las pulsaciones a mil (no llevaba pulsómetro). Intenté correr a la bici pero casi no tenía aire y estaba medio mareada.

Reflexión: Para el próximo triatlón, tendré que nadar más tranquila, porque así no conseguiría más que cansarme y no avanzar más.

De estreno en mi primer triatlón super sprint, impresiones - foto 2

Primera transición y segundo segmento: Ciclismo

Cuando llegué al box para la primera transición, sólo me fijaba en cuantas bicis había. Quedaban pocas lo que significaba que había salido del agua de las últimas. Bueno...era algo que no me sorprendía. Me puse el casco (¡lo primero siempre el casco!), las zapatillas con calas y las gafas, cogí la bici e intenté correr. Digo intenté porque nunca pensé que fuese tan difícil correr con calas y llevar la bici con una mano, ¿como lo hace el resto? Nunca he visto a nadie entrenar eso, pero habrá que hacerlo porque de momento no podía correr con las malditas calas y llevando la bici con las dos manos en el manillar...

Tal vez te interese: Cómo prevenir las lesiones más frecuentes al afrontar un triatlón

Cuando me dejaron me subí, me enganché al primer intento (iujuuu!!) y pedaleé y pedaleé, y para mi sorpresa adelanté y adelanté... ¡Y seguí adelantando! ¡A otra! ¡Y otra! ¡Y adelanté a toda lo que me encontraba por el medio!! Y para cuando me di cuenta, se había acabado la bici... Frené justa, de aquella manera, casi me llevo a uno de la organización por delante, y otra vez a correr con calas y bici en mano... Seguía teniendo las pulsaciones altas, pero no como al salir del agua. Había recuperado un poco.

De estreno en mi primer triatlón super sprint, impresiones - foto 3

Segunda transición y tercer segmento: Carrera a pie

Llegué al box, y vi que faltaban bastantes bicis así que me animé. En la segunda transición, me cambié las zapas, me quité el casco (¡lo último siempre el casco!) y me tocaba empezar a correr, y llegó ese momento que taaantas veces me han dicho pero que nunca he experimentado, ni cuando entrenábamos las transiciones en el gym. Ese momento en el que quieres correr, y no puedes. ¡¡Oyeeee!! ¡Qué pasa ahí abajo!! ¡¡Vengaaa!! ¡¡Corred!! Otra vez siento que no coordino los pies con mi cabeza... Corro raro... Con esfuerzo pero despacio, no puedo ir más rápido.

Y entonces ya, lo que me faltaba... Me dio el flato. Empecé a notar un minipinchazo en un costado..., y me dije para mí: ¡¡noooo, ahora nooo!! Dentro de media hora lo que quieras, ¡pero ahora nooooo!! Pues sí... Intente no parar, pero no pude. Me paré, me agache apretándome el costado. Y un chico del público me dijo: no pares, anda y respira, pero no pares. Vaaaalee voooyyy. Y empecé a correr muuuy despacio, y para mi sorpresa, no me duro ni un minuto el flato. Pero a veces vuelve, así que no cantemos victoria. Aproveché mientras pude, y vi que ya mis piernas iban mejor así que apreté un poco. Tenía sed. Las pulsaciones no muy altas, así que iba a apretar un poco más, y me di cuenta que iba ya cómoda, pero para entonces ya podía ver la línea de meta. ¿Ya se acababa?? Nooo. ¡Un par de kilómetros más, que ya voy bien!! Pero no. Era el final.

Crucé la meta contenta y satisfecha, buscando a mis compañeras de equipo que ya habían llegado ¡¡Abrazos abrazos!!

Resumen de sensaciones: Rápido, corto, intenso, y tanto que super sprint. Para cuando te sientes cómoda, se acaba. ¿Descansamos 20 minutos y repetimos? Ésa es la sensación que me quedo. Ganas de repetir

Me quedan 3 semanas para el próximo triatlón... Pero esta vez la natación es bastante más larga... ¿¿Lo conseguiré??

De estreno en mi primer triatlón super sprint, impresiones - foto 4

Fotos: Festak.com y cedidas por Ainara

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

© IRONCROWNS Copyright 2016.