Aceite de coco: 10 argumentos a favor para incorporar este superalimento a tu dieta y perder peso

Aceite de coco: 10 argumentos a favor para incorporar este superalimento a tu dieta y perder peso Comentarios

Por si no le conoces, Carlos Carlos Abehsera es el autor del libro «Adelgazar sin milagros: de manera sana, rápida y permanente», todo éxito de ventas. Pero la propia experiencia personal de este informático dedicado al marketing puede ser el ejemplo perfecto para que incorpores el aceite de coco a tu dieta, aproveches todos sus beneficios, y des el primer paso para cumplir con uno de tus nuevos propósitos del año: perder peso. Y es que Abehsera, en su otro libro «El aceite de coco, el elixir de la vida» narra, en primera persona, como el aceite de coco se ha convertido en su grasa de referencia en su alimentación.

Y es que con todos sus beneficios, aplicaciones y usos han elevado al aceite de coco como uno de los ingredientes estrella en muchos hogares. Y suma y sigue. Sí, el aceite de coco se trata de una grasa saturada, y, no por ello, hay que encender las alarmas, sino más bien tratar de desmitificar, porque no todas las grasas saturadas son iguales, e incluso alguna de ellas resultan beneficiosas para la salud, tal como sucede con el aceite de coco.

La aclaración pertinente pasa por subrayar que el aceite de coco es una ácido graso de cadena media (AGCM), lo que significa que se trata de producto de fácil digestión, y que va directamente al hígado para transformarse en energía. A este detalle hay que sumar que los ácidos graso de cadena media son capaces de alimentar las bacterias saludables del intestino grueso, al mismo tiempo que contribuyen a combatir los patógenos dañinos en el tracto digestivo. Y es que en la composición del aceite de coco se encuentra un importante contenido nutricional, que aporta antioxidantes, los triglicéridos de cadena media (MCT, siglas en inglés), ácido láurico, ácido caprílico y ácido cáprico. Todo convierten al aceite de coco en un superalimento que no puede faltar en tu menú diario.

Aceite de coco: 10 argumentos a favor para incorporar este superalimento a tu dieta y perder peso - foto 1

Beneficios, aplicaciones y usos del aceite de coco

Desde la web Natural Healthy Concepts apuntan hasta nueve asombrosos beneficios del aceite de coco:

Favorece la pérdida de peso

Al ser un alimento rico en ácidos grasos, el aceite de coco frena en seco el crecimiento excesivo del hongo conocido como Cándida,responsable, en gran medida, del incremento de peso. Además, al convertirse en energía directa, éste ayuda a acelerar el metabolismo, y así a quemar la grasa almacenada.

Fortalece tu sistema inmunológico

Las grasas saturadas únicas del aceite de coco presentan innumerables propiedades anti-virales, anti-bacteriales y anti-parásitas que permiten reforzar tu sistema inmunológico. Es por ello que incorporar el aceite de coco a tu menú habitual te ayudará a reducir la incidencia de múltiples enfermedades.

Mecanismo preventivo contra la diabetes

Hablando de enfermedades, las propiedades del aceite de coco pueden actuar como método de prevención de la diabetes tipo II, dado que ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, y también ofrece protección contra la resistencia a la insulina.

Ayuda a tu corazón a estar más fuerte

En contra de lo que pueda parecer, la grasa saturada del aceite de coco no presenta efectos negativos sobre el colesterol. Al contrario, ayuda a mejorarlo y a tenerlo regularizado, y bajo control en todo momento. Además, otra de sus aplicaciones en favor del sistema cardiovascular es que también puede usarse como método preventivo contra infartos y derrames cerebrales.

Mejora tu digestión

Las pequeñas moléculas de MCT del aceite de coco son más fáciles de digerir, y no generan tanto efectos secundarios sobre el páncreas, y por ende en el sistema digestivo. Así que el uso del aceite de coco está indicado para personas que padecen problemas de diabetes, vesícula biliar, obesidad, o la enfermedad de Crohn, entre otras.

Alternativa natural a infecciones bacterianas y virales

Disponible sólo en la leche materna, el aceite de coco y en alguna plantas, el ácido láurico se convierte en monolaurina una vez en el cuerpo, y para que nos entendamos se trata de un microbicida, cuya misión no es otra que la de combatir bacterias perjudiciales. La monolaurina es para muchos una alternativa natural a los medicamentos antibióticos y antivirales, porque tiene la capacidad de hacer frente a infecciones bacterianas y virales, tales como la hepatitis C, el sarampión, la enfermedad respiratoria influenza (gripe), el herpes, el llamado pie de atleta y también el VIH/SIDA.

Alivio contra el estrés

Gracias a los triglicéridos de cadena media (MCT) y a su aroma natural, el aceite de coco también tiene una acción calmante, y que favorece a la relajación, e incluso a eliminar la fatiga mental de la interminable jornada laboral. Basta con te apliques un poco de aceite en la cabeza, y te hagas un suave masaje.

Indicado para proteger tu piel

Los triglicéridos de cadena media (MCT) funcionan como una excelente acondicionador natural para el cuidado de la piel, porque aportan hidratación y penetran de forma profunda, aumentando la protección contra el daño de los agentes radicales libres. Incluso puede servir como fórmula de anti-envejecimiento y como protector solar.

Buena opción para el cuidado de tu cabello

El aceite de coco es una de las mejores vías de aportar nutrientes a tu cabello, porque los ácidos grasos proporcionan proteínas, que actúan profundamente desde el interior de los filamentos hacia afuera, lo que favorece el rebrote del pelo, y también para combatir la caspa. Incluso muchas personas lo usan como acondicionador.

Potente dentífrico natural

No, no nos hemos vuelto locas ni nada por el estilo, pero crear una pasta de dientes con aceite de coco tiene su razón de ser. Gracias su potente poder antimicrobiano, esta particular y natural pasta de dientes contribuye a minimizar la gingivitis, a eliminar el mal aliento y a prevenir las caries. Con todo ello, la receta para crear tu propio dentrífico natural de aceite de coco tan sólo implica dar tres sencillos pasos, como apuntan en la web aceitedecoco.org.

  • Derretir dos cucharadas de aceite de coco virgen.
  • Añadir tres cucharadas de bicarbonato de sodio.
  • Mezclar hasta que convertir en una pasta similar a la crema de dientes convencional.

Aceite de coco: 10 argumentos a favor para incorporar este superalimento a tu dieta y perder peso - foto 2

El aceite de coco en la cocina, aplicado a tus platos

Otro de los beneficios del aceite de coco se encuentra cuando te toca ponerte el delantal, meterte entre fogones, y cocinar. El aceite de coco se sitúa al mismo nivel que el aceite de oliva extra virgen, aunque el de coco tiene a su favor que mantiene todos sus nutrientes a temperaturas muy elevadas, lo que significa que no se oxida con facilidad.

Además, otro detalle a tener en cuenta es que también permite mantener el sabor original de tus platos, porque, a pesar de su inconfundible aroma, éste casi no se nota en las comidas calientes. Incluso para los fritos, éste aporta un punto extra crujiente con un sabor especial y más saludable. También es una opción perfecta para hacer postres caseros.

Y para toda la legión de #ICGirls, que somos unas auténticas apasionadas del deporte, la opción de cocinar con aceite de coco es extraordinaria para preparar las comidas previas al entrenamiento o la competición, dado que, como ya hemos apuntado, los MCT viajan al hígado directamente para transformarse en energía, lo que te permitirá rellenar al máximo tus depósitos, y también aumentar esa sensación de saciedad.

Aceite de coco: 10 argumentos a favor para incorporar este superalimento a tu dieta y perder peso - foto 3

¿Dónde comprar el aceite de coco?

Aunque su uso no está muy extendido, hoy en día, casi en cualquier estantería de los supermercados puedes encontrar el aceite de coco disponible para meterlo en tu cesta de la compra. Pero, eso sí, presta atención al etiquetado, y asegúrate de que el producto no trae consigo ni aditivos, y que tampoco haya sido procesado. Es por ello que la recomendación básica pasa por decantarse por el aceite de coco virgen.

Para cocinar

Naturgreen

Naturgreen Aceite virgen de coco suave y aromático de calidad premium, que ha sido prensado en frío a partir de la pulpa de cocos recién recolectados, y los cuales proceden del cultivo sostenible y ecológica. Puede consumirse directamente, o bien ser utilizado como ingrediente estrella en tus recetas de repostería.

Dr.Goerg

Dr.Goerg Presenta un sabor neutro, y muy versátil, dado que se puede usar tanto para freír en la sartén, como para hornear. Puede ser una buena alternativa para sustituir a la mantequilla. Apto para preparar tempuras y platos de fritos. No contiene grasas trans ni conservantes. Además se trata de un producto ecológico sin gluten y sin lactosa.

Para cuidado de la piel

Marnys

Para cuidado de la piel: MarnysSe trata de un aceite 100% vegetal, que se puede aplicar sobre la piel como hidratante para la cara y para el cuerpo. Además de usarlo como acondicionador en las puntas, y media hora antes de usar el champú. Sus efectos radican en una piel más suave, y en un pelo más brillante, suave y flexible, que te resultará más fácil de peinar.

Multiusos: Cuidado facial, cabello y para cocinar

Multiusos: Cuidado facial, cabello y para cocinarAceite de coco de primera categoría, extraído de la pulpa de los cocos maduros de la agricultura ecológica. Al mantenerse estable con las altas temperaturas lo convierten en una opción ideal para hornear, cocinas y freír. Además su usos se extienden a acondicionadores naturales para el pelo, y también para el cuidado corporal, manteniendo una piel elástica y bien hidratada y nutrida.

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

© IRONCROWNS Copyright 2016.