7 errores que añaden más calorías a tu dieta

7 errores que añaden más calorías a tu dieta ComentarioComentarios

¿Quieres adelgazar pero las dietas te aburren, y terminas por abandonarlas? Si tu propósito es quitarte esos kilos que sobran, ¿por qué no pruebas a cambiar de hábito en cada una de tus comidas? ¿Y si apuestas por la comida casera, y los cocinas tu misma? Sí, cierto es que tal medida implica tiempo, y que resulta más fácil ir comer al restaurante a mesa puesta. Sin embargo, y sin ánimo de ofender ni desmerecer a ningún chef, los platos que tú misma cocines, en líneas generales, son más saludables y con menos grasas y calorías que los alimentos precocinados.

Así que la fórmula para empezar a perder peso pasa porque te alimentes con fundamento con tu propia comida casera, bien sea en casa o bien vía ‘tupperware’ en la oficina, si te es posible.

Tal vez te interese: Superalimentos: Lista de todo lo que debes saber

Eso sí, si te decantas por la opción de cocinar tú misma debes estar atenta para no cometer una serie de errores frecuentes que se suelen cometer a la hora de ponerse manos a la obra, y meterse de lleno entre fogones:

7 errores que añaden más calorías a tu dieta

  • Cantidad justa de aceite

Poner en duda las excelencias y los beneficios que aporta el aceite de oliva virgen, es poco más o menos cometer un sacrilegio, porque es un producto muy saludable, pero que también es muy alto en calorías. Es por ello que en ciertos platos no convienen a abusar, y es conveniente echar lo justo y necesario, tales como ensalada, alimentos a la plancha o unas verduras salteadas. El toque sabroso seguirá estando ahí, aunque controles la cantidad de aceite.

En este sentido, uno de los trucos más efectivos para no pasarse con el aceite está en hacerte con un dosificador de aceite, en formato spray, para controlar las cantidades de consumo tanto de forma directa sobre los alimentos como en la propia cazuela o sartén a cocinar.

  • Carne con moderación

Ahora que el frío ha llegado para quedarse, a buen seguro que en tu menú diario pondrás como platos de cabecera los guisos y los cocidos. A la hora de preparar las legumbres no debes pasarte con los sacramentos. Un pequeño trozo de chorizo y/o morcilla -que puedes desgrasar, si los cueces por separado- o también de carne serán más que suficientes para añadir sabor a ese plato tan nutritivo.

También tienes la opción de recurrir a alimentos que ofrecen buena cantidad de proteínas, pero tienen un menor porcentaje de grasas saturadas, como el tofu y la soja.

  • ¡Ojo al azúcar de los postres!

Sí, los postres caseros, además de ser más naturales, son más ricos y saludables que industriales, pero éstos tampoco se salvan de aportar gran cantidad de calorías. Si eres muy golosa, y no puedes resistir la tentación, trata de usar edulcorantes. Incluso, si lo crees necesario, puede emplear hasta dos distintos para potenciar el sabor.

Tal vez te interese: ¿Qué comen los deportistas profesionales para correr tan rápido?

  • Empanados sin salsas

Es un error muy común, tendemos a aderezar alimentos que de por sí ya son completos, como los empanados de pechuga de pollo o de pavo. Pasados por la harina y el huevo, estos alimentos ya no necesitan más condimentos. ¡Fuera salsas porque suman muchas calorías al plato! Aunque si buscas dar un sabor más intenso y diferente, puedes echar mano de las especias.

7 errores que añaden más calorías a tu dieta

  • Evitar comer pan, error grave

Se trata de uno de los mitos más extendidos en la creencia popular: lo de quitarse el pan de la dieta para no engordar. Pero lo cierto es que el pan es una importante fuente de fibra, especialmente si compramos pan de trigo o de granos.

  • Beber calorías

A excepción del agua, que hidrata y no añade calorías, el resto bebidas no sacian la sensación de hambre, ni tampoco aplacan del todo la sed. Existen estudios al respecto que hacen hincapié en que el 21% de las calorías diarias son ingeridas en forma de líquido. Los zumos de frutas, los cafés con leche, los tés con azúcar y las bebidas refrescantes y alcohólicas están en ese listado que conviene limitar y controlar cada día. Además, no caigas en el error de pensar que si bebes, no comes, porque también estás metiendo a tu cuerpo kilocalorías.

  • Saltarse el desayuno, otra mala opción

Otro de los mitos asociados a la pérdida de peso que resulta erróneo. Lo has oído y leído, por activa y por pasiva, el desayuno es una de las comidas más importantes del día, y es por ello que merece especial atención. Y eso de desayunar un café y un par de galletas tampoco vale. Para desayunar con fundamento hace faltar meter proteínas a tu cuerpo. Un batido hiperproteico -a base de leche, leche en polvo, avena y almendras-; huevos -duro, en tortilla o revuelto-; sándwichd o tostada con jamón; yogurt; queso fresco; y bebidas vegetales son algunas de las opciones que te puedes preparar para empezar el día a tope de energía.

Y por cierto, una última e importante recomendación a la hora de sentarse a la mesa: no comas con prisas, tómate tu tiempo y masticando muy bien todo aquello que te llevas a la boca. Llevando a la práctica todos estos hábitos, verás como tu alimentación es más saludable y sana, y empiezas a dar los pasos adecuados para lograr tu objetivo de bajar peso.

Fotos: Pixabay.

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

© IRONCROWNS Copyright 2017.